11 buenas prácticas de diseño web

Un sitio web es para tu negocio una exhibición 24/7, en la que los clientes se forman una opinión rápidamente y de ahí la importancia de causar una buena primera impresión con un diseño atractivo, intuitivo y efectivo.

Por ejemplo, si tu negocio físico es una cafetería, no quieres que se vea aburrida ni hostil, pero si usas plafones con luces fluorescentes en el techo y un piso viejo, no le estás dando a tus clientes una buena primera impresión ni los invitas al disfrute o a  recomendar el lugar.

Para enorgullecerte de tu espacio, creas un entorno en el que las personas quieran estar, para lograr ser una parte importante del vecindario y un destino diario para tus clientes.

Piensa en el diseño de tu sitio web de la misma manera y para que lo logres, estas son 11 buenas prácticas de diseño web que te ayudarán a garantizar su éxito.

1. Marca consistente

La marca es la base de tu negocio y es importante mantenerla consistente en todos los puntos de contacto de tus clientes, incluyendo tu sitio web.

Asegúrate de construir tu sitio web sobre las bases que estableciste al crear tu marca  y sé consistente en el uso de tu logotipo, el esquema de color que selecciones, la iconografía, con la voz de tu marca y los mensajes clave para reforzar tu propuesta de valor, la estética y el tono en tu sitio web.

2. Llamados a la acción claros

Los llamados a la acción (CTA) motivan a tus clientes a realizar conversiones, ya sea comprando tus productos, suscribiéndose a su contenido o reservando una cita.

Motiva a tus usuarios con un poderoso CTA y ve resultados más sólidos.

3. Navegación intuitiva

En tu sitio web puedes ofrecerle a tus usuarios la solución a un problema complejo o acceso a contenido útil, pero no lo conviertas en una búsqueda del tesoro. La navegación y los botones deben ser claros y obvios para que puedan explorar tu contenido intuitivamente.

Hay varias formas de lograrlo:

  • Lenguaje claro: usa términos simples y reconocibles como “Acerca de”, “Servicios” o “Contacto”, en lugar de un lenguaje más exclusivo. El lenguaje único puede confundir a tus usuarios, utilízalo sólo si tienes una razón válida, no para ser diferente.
  • Adapta la navegación a tu contenido: si tienes un sitio web con contenido limitado, solo necesitas algunos enlaces de navegación, pero si tu contenido es mayor, necesitas una navegación más detallada. Los mega menús descriptivos le brindan a tus usuarios una ruta clara para encontrar la información que necesitan cuando hay mucho contenido disponible.
  • Migas de pan: las “migas de pan” rastrean y muestran dónde está un usuario en un sitio web y les permite regresar fácilmente a una página anterior. Son especialmente útiles para sitios web con mucho contenido y tiendas de comercio electrónico.

Facilitarle a los usuarios la navegación por tu sitio web, les brinda una experiencia agradable y un camino claro para la conversión.

4. Diseño limpio

No abrumes a las personas con una explosión de colores, imágenes y textos. Crea un sitio web agradable, con un diseño limpio y contenido significativo.

Para lograrlo, establece una jerarquía visual y ubica los elementos de diseño en orden de importancia y utiliza el espacio en blanco de manera efectiva. El espacio en blanco es el espacio “negativo” entre los elementos de diseño, los párrafos y los componentes visuales, que hace que tu contenido sea más escaneable, digerible y fácil de visualizar.

5. Cuenta una historia

Las historias tienen impacto emocional y son una de las principales formas de romper las barreras para el compromiso y la comprensión. Conéctate efectivamente con tus clientes, narrando historias en lugar de hechos.

6. Haz un sitio web responsive

Diseñar para dispositivos móviles, además de ser una de las 11 buenas prácticas de diseño web, es una prioridad: según Broadband Search, el uso de móviles representa el 52.2% del tráfico en Internet.

Existen algunas restricciones cuando diseñas para dispositivos móviles (la pantalla es más chica y las personas interactúan con el contenido de manera diferente, son algunos ejemplos), pero estas restricciones te ayudan a crear un sitio web más ligero.

7. Accesibilidad

La accesibilidad significa diseñar sitios web y aplicaciones para ser utilizados por personas con discapacidades visuales, motoras, auditivas, del habla o cognitivas.

Para garantizar que tu sitio web o aplicación sea accesible:

  • Utiliza colores contrastantes: las personas con discapacidad visual pueden tener dificultades para distinguir el texto de un color de fondo si no hay suficiente contraste.
  • Usa más que color para comunicar señales visuales: usar etiquetas de texto o patrones para que aquellos con desafíos visuales puedan discernir la información. Otras señales visuales, como el texto en negritas o subrayado o usar formas y diferentes tamaños, también son formas efectivas de entregar tu contenido.
  • Admite la navegación con teclado: las personas con discapacidades motoras, discapacidad visual y otras discapacidades a menudo dependen de un teclado para navegar por el contenido. Permíteles “desplazarse” a través de tu contenido interactivo, como enlaces, botones y campos de texto, utilizando el botón “tabulador” del teclado. Incluye información clave en estas funciones interactivas para que los usuarios con discapacidades puedan interactuar con tu contenido.

8. Prioriza el SEO

Integrar las mejores prácticas de posicionamiento web en tu sitio web, aumenta la posibilidad de obtener una ubicación de alto rango en las páginas de resultados de los motores de búsqueda (SERP) y de obtener más visitantes para tu sitio web.

Usa palabras clave específicas en tu sitio web. Los motores de búsqueda rastrean los sitios en busca de las palabras clave relevantes buscadas por los usuarios y cuanto más eficaz sea tu contenido para lo que buscan los usuarios, más tráfico orgánico obtendrás.

Integrar los principios de SEO en tu sitio web aumenta el tráfico orgánico, los clientes potenciales y la visibilidad que recibe.

9. Monitorea la velocidad del sitio

Un sitio web lento, además de frustrar a los usuarios, quienes lo abandonan, afecta su posicionamiento cuando Google determina su rango de búsqueda.

Utiliza una herramienta gratuita como Pingdom, que te proporciona rápidamente las métricas de rendimiento del sitio y mide indicadores clave de rendimiento como el tiempo de carga, el tamaño de la página y la compresión de las imágenes.

Un sitio web con muchas características de diseño es más lento que un sitio web más ágil, considera cada elemento de diseño para no ralentizar tu sitio web innecesariamente.

10. Mapas de calor

Los mapas de calor te indican dónde los usuarios pasan el tiempo en tu sitio web y realizan un seguimiento de los movimientos del mouse de tus usuarios, para que identifiques las áreas que reciben más atención. Con esta información puedes:

  • Optimizar tu diseño: capitaliza los elementos del diseño que atraen a los usuarios y mejora los que no.
  • Optimizar la ubicación de los CTA: coloca los llamados a la acción valiosos en las ubicaciones que reciben más tráfico, para aumentar las conversiones.
  • Refina tu navegación: controla si tus botones de navegación funcionan efectivamente. Si no atraen la atención de los usuarios, hazlos más obvios e intuitivos.

Un mapa de calor te permite realizar mejoras basadas en datos reales.

11. Pruebas A/B

La prueba A/B es un método para comparar diferentes versiones de una página web para determinar cuál funciona mejor para un objetivo determinado. Puede incluir evaluar cuán efectivo es un CTA, qué título funciona mejor o qué imágenes y otro contenido visual generan respuestas positivas.

Hacerlo elimina las conjeturas de la optimización de tu sitio web y te permite tomar decisiones basadas en datos estadísticos, una de las 11 buenas prácticas de diseño web.

El éxito comercial en Internet no se alcanza creando un sitio web y luego dejándolo, requiere continuas optimizaciones y mejoras para servir a tus clientes y a tu empresa.

Recuerda estos tres aspectos clave cuando le hagas ajustes a tu sitio web, lo actualices o lo diseñes:

  • Asegúratse de que tu marca y tus mensajes clave informen tus elecciones de diseño. Una marca definida es una guía clara para todas las opciones.
  • Haz elecciones de diseño que sean fáciles de usar. Haz que la experiencia del usuario sea lo más atractiva y fácil posible, esto se traduce en conversiones y en valor de marca.
  • Utiliza análisis basados ​​en datos para evitar las conjeturas al optimizar tu diseño. Comprender métricas estrictas sobre el rendimiento de tu sitio web te permite ajustar la experiencia para ofrecer mejores resultados comerciales.

Para conocer y utilizar WordPress como plataforma para gestionar y manejar sitios web, ponemos a tu disposición nuestro Curso de WordPress con el que aprenderás a crear sitios web funcionales y profesionales utilizando los plugins, los widgets y las modernas y profesionales plantillas que te ofrece esta plataforma.

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor déjanos un comentario y ayúdanos a que cada vez más personas conozcan esta información, compartiéndola en tus redes sociales.

Leave A Response

* Denotes Required Field