fbpx

8 errores con los KPI más comunes

¿Quieres ver este contenido en YouTube?

Uno de los errores en los KPI más comunes, es caer en la trampa de esperar que una sola métrica pueda decirte todo lo bien que le está yendo a tu empresa.

Además, asumir que debido a que algunos números van bien, todo lo demás encajará, es otro error común que muchas personas cometen.

Afortunadamente, estos errores comunes y otros más, pueden solucionarse fácilmente.

Conoce los 8 errores con los KPI más comunes que las personas cometen, y prepara tus datos para mejorar tu empresa.

1. No definir los KPI antes de iniciar el proyecto

Los KPI son importantes, porque te proporcionan una medida de referencia de qué tan bien está progresando tu empresa.

Uno de los errores con los KPI más comunes, es no definirlos, porque dificulta determinar qué métricas tienen un impacto en el desempeño de la empresa y cuáles no.

La falta de un KPI también dificultala creación de objetivos y la medición de tu progreso a lo largo del tiempo.

Sin un punto de partida para el proyecto, las mediciones del progreso son difíciles o inexactas.

eBooks GRATIS

Ingresa tus datos para recibirlos en tu correo electrónico.

2. Errores con los KPI: no entender lo que te dicen

Es importante comprender lo que te dicen los KPI, antes de realizar cambios o tomar medidas.

Por ejemplo, supongamos que un determinado KPI tiene una tendencia a la alza, pero no ha habido mejoras correspondientes en las tasas de conversión.

Es posible que no sea un problema con la demanda del producto y, en cambio, podría deberse a las métricas de experiencia del cliente.

Saber lo que dicen los KPI puede marcar la diferencia entre un proyecto exitoso y uno que no cumpla con las expectativas.

No comprender los KPI puede llevarte a decisiones deficientes en la estrategia, el desarrollo de productos y las iniciativas de marketing.

Es decir, puede tener consecuencias no deseadas para el desempeño de tu empresa.

Uno de los errores con los KPI más comunes, es simplificarlos o complicarlos demasiado, y no entender lo que realmente te dicen los datos medidos.

3. Usar demasiadas métricas para medir el éxito de una iniciativa

Es importante comprender qué significa cada métrica que estás midiendo, de dónde proviene y cuál es la importancia de ese KPI en la iniciativa.

Al medir demasiadas métricas, estos datos pueden nublarse o no proporcionar un resumen claro del éxito de una iniciativa.

Desafortunadamente, más datos no siempre son mejores y pueden crear dificultades para determinar el éxito.

También pueden dificultar el trabajo hacia el objetivo, si hay varios puntos de destino que el equipo está tratando de alcanzar para cada iniciativa.

En muchos casos, un KPI claro y simple es más poderoso que la medición de varios.

Además, lograr el único KPI principal, cuando se configura correctamente, también puede llevar a que se cumplan otros objetivos.

4. Centrarte en una sola métrica e ignorar las demás

La importancia de un KPI, no siempre es la misma para las diferentes partes interesadas.

Por ejemplo, algunas empresas pueden preferir centrarse en los ingresos o en la tasa de participación.

Otras, pueden ver más valor en las tasas de retención de clientes o en el tiempo dedicado por visita.

Uno de los errores con los KPI, es ignorar otras métricas, incluso si la métrica elegida parece decirte todo lo que importa.

Esto es especialmente cierto cuando estás comenzando con las métricas, y no tienes años de datos para analizar.

Antes de confiar en cualquier métrica, tómate el tiempo de investigar qué otros indicadores clave de rendimiento podrían ser relevantes para tu negocio o proyecto.

Luego, define qué KPI son más importantes para ti y para las diversas partes interesadas, antes de decidir cuáles deberían dictar una medida de éxito.

5. Errores con los KPI: depender únicamente de los datos de una fuente

La única forma de asegurarte de obtener una imagen completa del desempeño de tu empresa, es recopilar datos de varias fuentes.

Eso significa tomarte el tiempo para averiguar qué KPI son importantes para cada parte de tu negocio.

Luego, asegúrate de que todas esas métricas se rastreen con precisión en sus respectivas herramientas, considerando que tal vez necesites medir un KPI en varias fuentes de datos.

Uno de los errores con los KPI, es aprovechar los datos de una sola fuente (como Google Analytics).

Hacerlo no es suficiente para tomar decisiones informadas sobre el desempeño de tu empresa, porque puede llevarte a conclusiones demasiado amplias o estrechas.

Además, cabe la posibilidad de que ignores métricas que pueden proporcionarte información más precisa, que las utilizadas en el análisis.

Por ejemplo, los ingresos generalmente se calculan tomando la suma de todos los pagos de los clientes, y luego restando las devoluciones.

Para realizar un seguimiento de las cifras de ingresos precisas en varias fuentes, como Stripe y PayPal, consolida los datos para ver la imagen completa.

Al tener en cuenta lo digital, considera incorporar métricas como las conversiones, las visitas a la página, las visitas y la visibilidad, así como la fuente y la calidad del tráfico.

6. Esperar que una métrica te diga todo sobre el desempeño de tu empresa

Si bien una métrica como la rentabilidad, es importante para determinar la salud de una empresa, existen muchas métricas adicionales que son indicadores clave de desempeño.

Una organización puede tener un alto porcentaje de rentabilidad, pero si esos números son bajos, es posible que los ingresos adicionales no respalden el crecimiento futuro.

Incluso en la comprensión de un KPI, generalmente hay múltiples métricas involucradas.

7. Olvidar medir los KPI en tiempo real (diario, semanal o mensual)

Puede ser fácil establecer KPI, pero medirlos consistentemente a intervalos establecidos para medir un proyecto, requiere un poco más de trabajo.

Uno de los peores errores con los KPI, es limitarte a revisarlos una vez al trimestre o al año.

Dependiendo del tamaño de los datos, rastrearlos con más frecuencia, te dice más sobre lo que está sucediendo.

Además, esperar hasta una revisión anual o trimestral, puede ser demasiado tarde para tomar medidas sobre un elemento que podría tener un impacto en el resultado final.

Por ejemplo, una disminución en las llamadas de ventas hacia la última semana del mes, solo la puedes ver al revisar los datos semanales o mensuales.

8. Errores con los KPI:  ser inconsistente con las mediciones de un mes a otro

Este es uno de los errores con los KPI, que cometerlo, no te permite saber si el rendimiento mejora o empeora con el tiempo.

Es el ejemplo clásico de comparar peras con manzanas.

Mantener una métrica que se mida siempre de la misma manera, es la mejor forma de comprender realmente la tendencia en ese dato.

Por ejemplo, comparar los datos semanales antes de completar una semana, puede mostrar datos incompletos.

Aunque estos errores con los KPI se cometen con frecuencia, son fáciles de evitar.

Ten siempre presente que mejores datos, es mejor para tu empresa.

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor déjanos un comentario y ayúdanos a que cada vez más personas conozcan esta información, compartiéndola en tus redes sociales.

¡Conoce nuestra oferta educativa!

Últimas entradas:

Deja un comentario