fbpx

8 SÍ y NO de las pruebas A/B de email marketing

Para lograr obtener los mejores resultados en una campaña de correo electrónico, la solución es aplicar pruebas A/B de email marketing.

Sin embargo, antes de comenzar, es importante saber qué hacer y qué no hacer.

De lo contrario, esta poderosa táctica puede decepcionarte, o incluso producir consecuencias no deseadas.

Para que logres obtener el mayor ROI con esta estrategia, conoce los pros y contras de las pruebas A/B de email marketing.

4 SÍ de las pruebas A/B de email marketing

Probar tus correos electrónicos para ver qué elementos son más prometedores, es una perspectiva atractiva, pero no es una en la que debas apresurarte.

Como mínimo, no conocer las mejores prácticas básicas de las pruebas A/B de email marketing, te hará perder mucho tiempo.

Estas son las cuatro prácticas más importantes a tener en cuenta:

1. Céntrate primero en los conceptos generales

Uno de los mayores errores, es concentrarte demasiado en las características específicas, mucho antes de tener un concepto general de lo que funciona.

Es importante que tengas un plan que produzca cierto grado de rentabilidad.

En resumen, necesitas una variable de control básica, antes de comenzar con las pruebas A/B de email marketing.

Debe ser un marco real con el que hayas obtenido resultados.

Tómate el tiempo de crear un primer correo electrónico de marketing, basado en lo que sabes sobre la audiencia de tu empresa.

Modifícalo según sea necesario, hasta que veas resultados.

Hasta ese momento, comienza con las pruebas A/B de email marketing.

2. Sí de las pruebas A/B de email marketing: segmenta tu lista lo antes posible

Probablemente ya conoces los distintos segmentos de clientes de tu empresa B2B.

Sabes que tu mercado está formado por diferentes compradores, y que cada uno requiere un enfoque diferente para convertirlos en clientes.

En ese caso, asegúrate de segmentar tu lista antes de comenzar las pruebas A/B de email marketing.

Por ejemplo, supongamos que tienes dos segmentos principales: pequeñas y medianas empresas y empresas/corporaciones.

Lo más probable, es que estos dos segmentos requieran tipos de marketing muy diferentes.

Incluso algo tan simple como la línea de asunto, probablemente difiera mucho entre ambos segmentos.

Por lo tanto, no tiene ningún sentido probar una línea de asunto enviándosela a toda tu lista al azar. Los resultados no serán tan significativos.

De hecho, lo más probable es que veas resultados tremendamente diferentes cada vez que envíes el mismo mensaje a un grupo nuevo y aleatorio.

En su lugar, separa estos dos segmentos y prueba una nueva línea de asunto en un segmento, y otra línea de asunto para el otro.

Solo entonces los resultados serán realmente utilizables.

3. Prueba con tu objetivo final de email marketing

No hay límite para la cantidad de pruebas diferentes que puedes ejecutar para mejorar tus correos electrónicos.

Estos son solo algunos de los ejemplos más comunes de los muchos componentes que puedes probar:

  • Cuerpo de texto.
  • Llamado a la acción.
  • Valoración de los clientes.
  • Colocación de imágenes.
  • Imagen.
  • Diseño.
  • Personalización.
  • Rich media frente a texto sin formato.
  • Línea de asunto.
  • Plantilla.
  • Testimonios.
  • Hora y día de envío del correo electrónico.

Si bien vale la pena probar todos estos elementos en algún momento, asegúrate de hacerlo teniendo en cuenta el objetivo final de tu campaña de email marketing.

Generalmente, este objetivo final son las conversiones.

Por ejemplo, tal vez pienses que el objetivo de una línea de asunto es que abran el correo electrónico, pero ese no es el caso si tu objetivo final es convertir más clientes potenciales.

En ese caso, el objetivo de la línea de asunto es que abran el correo electrónico, y preparar al destinatario para que realice la conversión.

Es importante hacer esta distinción, para lograr el objetivo propuesto.

4. Sí de las pruebas A/B de email marketing: controla solo tus suscriptores activos

Al realizar pruebas A/B de email marketing, envíale tus correos electrónicos únicamente a los suscriptores activos.

De lo contrario, corres el riesgo de agrupar una cantidad desproporcionada de suscriptores inactivos en un segmento, lo que perjudica la validez de tus resultados.

Los correos electrónicos de reintegración son la excepción.

Si tu objetivo es darle nueva vida a un segmento que no responde, las pruebas A/B de estos correos electrónicos pueden ser muy útiles.

4 NO de las pruebas A/B de email marketing

También hay ciertas actividades que nunca debes hacer cuando se trata de pruebas A/B de email marketing.

Estos son los errores que pueden hacer que tu prueba sea inútil o causar resultados engañosos, que te lleven a realizar cambios costosos en tus campañas.

Estos son los cuatro errores de correo electrónico más grandes que debes evitar a toda costa, para lograr que tu prueba A/B de email marketing sea efectiva.

1. No pruebes más de una función al mismo tiempo

Quedarse atrapado en la emoción de las pruebas A / B de marketing por correo electrónico es fácil, especialmente a medida que llegan los resultados y sus esfuerzos mejoran.

Aún así, debe ser lo suficientemente paciente como para probar solo una función a la vez. De lo contrario, es posible que obtenga resultados prometedores, pero no sabrá cuál es la causa.

Por ejemplo, digamos que prueba una nueva línea de asunto y agrega una nueva llamada a la acción a un correo electrónico y la prueba con su control para un segmento determinado.

Resulta que este nuevo correo electrónico obtiene un 10% más de conversiones, pero, desafortunadamente, no sabe por qué.

Si bien su línea de asunto obviamente merece el crédito por el aumento de las aperturas, no sabe si también fue responsable del aumento de las conversiones o si se debió a su CTA.

En algunas situaciones excepcionales, las pruebas multivariantes pueden tener sentido, pero cuando comienza a realizar pruebas A / B de marketing por correo electrónico por primera vez, no hay razón para pasar de un elemento a la vez.

2. No de las pruebas A/B de email marketing: actuar sobre los resultados con demasiada rapidez

Cuando los resultados comienzan a llegar, o la falta de ellos se hace evidente, puede ser muy tentador comenzar a hacer cambios en el resto de tu funnel.

Supongamos que envias 1,000 correos electrónicos, y que has visto 50% más de conversiones de los primeros 100 abiertos.

Puede ser difícil resistirte a hacer cambios inmediatos para seguir viendo esta tendencia.

Si embargo, el riesgo es que los resultados de esos primeros 100 correos electrónicos sólo sean valores atípicos, es decir, fueron simplemente una casualidad.

Si comienzas a hacer cambios demasiado rápido, estás sometiendo el resto de tu campaña a la misma volatilidad.

3. Centrarte en cambios menores

En las pruebas A/B de email marketing, la prueba de color de los botones de llamados a la acción, se ha vuelto famosa, o infame, dependiendo de cómo se mire.

Si bien cambiar el color de un botón puede producir excelentes resultados, no ocurre con tanta frecuencia como la popularidad de esta prueba parece indicar.

En consecuencia, innumerables especialistas en marketing a menudo se centran en componentes, que los destinatarios probablemente ni siquiera notan.

Quizás llegue el día en que hayas ajustado tus campañas de correo electrónico, hasta el punto de que una característica tan pequeña realmente importe.

Hasta entonces, sigue probando las líneas de asunto, el texto del cuerpo, los llamados a la acción y otros componentes que realmente marquen la diferencia.

4. NO de las pruebas A/B de email marketing: ignorar los correos electrónicos automatizados y transaccionales

Por último, no ignores los correos electrónicos transaccionales y automatizados de tu empresa B2B, es decir, el que se envías a tus cliente después de realizar una compra.

Estos correos electrónicos no suelen recibir la misma atención que las campañas promocionales, pero como dice el refrán, si vale la pena hacerlo, mejor hazlo bien.

Claramente ves algo de valor en ellos, o no te molestaría en enviarlos, así que no los olvides cuando hagas las pruebas A/B de email marketing.

Estos correos electrónicos pueden ser una oportunidad fantástica para realizar ventas adicionales y cruzadas.

En lugar de simplemente enviar correos automatizados, utiliza las pruebas A/B para determinar si puedes agregarle más valor cada una de las ventas.

Conclusiones

Ya que conoces los sí y los no de las pruebas A B de email marketing, el consejo más importante de esta lista es que las realices con regularidad.

Si bien puede llevarte algún tiempo configurar las primeras pruebas A/B, cuanto más lo hagas, más fácil será.

Con el tiempo, pensar en elementos nuevos y comprobables se convertirá en una parte normal del funcionamiento de tu equipo de marketing.

Prueba estos elementos (uno a la vez), para mejorar continuamente tus esfuerzos.

Cuando esto se convierta en la norma, tu empresa disfrutará de los altos ROI por los que el email marketing se ha hecho conocido en todas las industrias B2B.

¿Quieres saber más acerca del email marketing? Ponemos a tu disposición nuestro Curso de Email marketing.

Con este curso aprende a crear bases de datos autorizadas y a redactar emails efectivos.

Tu opinión es muy importante para nosotros, por favor déjanos un comentario y ayúdanos a que cada vez más personas conozcan esta información, compartiéndola en tus redes sociales.

Deja un comentario